Basta tener alguna necesidad, mas u menos notable según quién, para ponerse palmas a la obra y crear algo asombroso. La tecnología y el planeta maker no para de darnos historias como la de Arkaitz Garro, ingeniero vasco que tenia que localizar una solución creativa para la visita periódica