“Se hundía el aguijón aquí y allá, alguna y mil veces, en la piel del peque sano y del peque enfermo, en la choza del hombre sano y del hombre palúdico. La sangre contaminada irrumpía en el organismo del insecto [y] cumpliendo un procedimiento tan complejo en tan exiguo