Un gato cariñoso, una Raspberry Pi y un ingeniero vasco: ¿qué podía salir mal?

Autor: | Posteado en Tecnología Sin comentarios

Gato con raspberry Pi

Basta tener alguna necesidad, mas u menos notable según quién, para ponerse palmas a la obra y crear algo asombroso. La tecnología y el planeta maker no para de darnos historias como la de Arkaitz Garro, ingeniero vasco que tenia que localizar una solución creativa para la visita periódica de un gato para el que la puerta de su vivienda no estaba preparada.

Una Raspberry Pi que reconoce gatos, ¿por qué no?

¿Qué hubieras hecho tú si un gato del vecindario rondara la puerta de usted vivienda con asiduidad, quisieras dejarlo pasar pero no contaras con trampilla para él? Arkaitz Garro, ingeniero español que actualmente trabaja en Holanda como Lead Frontend Engineer en la compañia WeTransfer, no lo dudó mucho: construirse un sistema de reconocimiento de rostros de la modo mas asequible probable para que le llegara un mensaje cuando el gato estuviera frente a la puerta.

Arkaitz Profile

Lo curioso es que el gato ni tan siquiera era de ellos. Él idéntico nos cuenta cómo acabó formando parte de la familia y arrancando su “lado maker”.

“Mi mujer y yo vimos al gato desde el balcón trasero de vuestra vivienda cuando nos mudamos aquí, y no sabíamos si tenia un hogar u vivía en la calle. Así que “nos hicimos amigos” de él y le hicimos algunas fotos para ponerlas por el vecindario. Resultó que el gato tenía dueño, que es vuestro vecino, y él estaba mas que contento de “compartir” al gato, que ahorita idéntico tiene 2 familias que le quieren. Como siempre suele llegar a determinadas horas, siquiera no siempre las mismas, decidí desarrollar este sistema para que me notificase cuándo el gato estaba esperando fuera para entrar”

Para ello contó con alguna Raspberry Pi Zero, en lo que ha supuesto su primer plan con este dispositivo. “Me decidí por este sistema por la comunidad existente, y la facilidad de poder fabricar algo de modo muy sencilla”

“Como siempre suele llegar a determinadas horas, siquiera no siempre las mismas, decidí desarrollar este sistema para que me notificase cuándo el gato estaba esperando fuera para entrar”

A esa RPi le unió alguna cámara compatible y la combinación de un sistema operacional para RPi que actúa como sistema de videovigilancia con detección de movimiento, y el servicio AWS Rekognition de Amazon™ (gratuito para reconocer 5000 imágenes al mes y a partir de ahí, el coste es de uno euros por millon de imágenes procesadas) para incorporar AI con reconocimiento de rostros. Suena complejo pero Arkaitz no tardó mas que unas horas en tenerlo funcionando. De figura bruta.

Reconocimiento De Gatos Por Software

El verdadero desafío del sistema pensado por Arkaitz estaba en que, entre todos los gatos, animales u lo que fuera que se acercara a su ventana, el sistema fuera apto de reconocer a “su” gato. Además, el software(programa) de Amazon™ no tiene entre sus habilidades la de reconocer a animales. Pero sí objetos de alguna imagen. Con esa base y un período de entrenamiento, Arkaitz ha conseguido que su sistema no sufra de falsos positivos.

Pegada al cristal de la ventana de su casa, la Raspberry Pi detecta movimiento, reconoce al gato de la vivienda y envía un mensaje a Arkaitz para que se de por aludido

“La clave está en disponer de alguna serie de imágenes base donde esté el gato, extraer las características de esas imágenes, y comparar las futuras imagenes con los datos anteriores. No he tenido falsos positivos”

El valor de la comunidad maker

La selección de alguna Raspberry Pi no es aleatorio. Al bajo coste del hardware hay que unir la comunidad, que le ha proporcionado, entre otros, el software(programa) de vigilancia.

“Veo muy complejo poder desarrollar un sistema como éste sin el respaldo de software(programa) como motionEyeOS, que a su vez depende de otras librerias y sistemas para desempeñar correctamente. El período y conocimientos necesarios serían enormes en mi opinión”

Precisamente esa falta de período desde que llegó hace 3 años a Amsterdam no lo anima a ampliar el sistema con alguna puerta automáticamente para que, Bobis, que es como se llama el gato compartido con su vecino, pueda entrar de modo directa en casa.

Mensaje que recibe Ejemplo de mensaje por Slack que “provoca” la visita de Bobis

Por ahorita poseera que conformarse con que, gracias al sistema actual, cada vez que se coloque en la puerta para entrar, a Arkaitz le llegue un mensaje a Slack para avisarlo. Pero no lo puede dar todo por perdido porque Arkaitz nos confiesa que “un dispensador de comida/agua podría ser valioso cuando nos vamos de vacaciones”.

También te recomendamos

Raspad, análisis: un petablet con alguna Raspberry Pi de "quita y pon" que puedas trasladar a cualquiera lado

Cómo ordenar mejor los servicios en la Nube que poseemos a punto de reventar

Raspberry Pi y Arduino en verano: once planes muy entretenidos que no son los de siempre


La noticia Un gato cariñoso, alguna Raspberry Pi y un ingeniero vasco: ¿qué podía salir mal? fue notificada originalmente en Xataka por Javier Penalva .


Xataka

Todo lo que esta escrito en este sitio web es recopilado de otros sitios oficiales, los enlaces a las paginas oficiales se presentan en cada termino de noticia y no perjudicaremos su noticia.

Noticias Relacionadas:

Agrega tu comentario